25 aniversario

Aprodisa (1993-2018)

La Asociación Pro Discapacitados Sant Adrià (Aprodisa) celebra este 2018 su 25 aniversario. Fue en 1993 cuando un grupo de padres y madres decidieron hacer un frente común con un objetivo claro:
– Fomentar la creación de talleres para personas con discapacidad intelectual o del desarrollo del área de Sant Adrià del Besòs.
– La promoción de cualquier tipo de centro, establecimiento, servicios, acciones y actividades, según sus estatutos.
En definitiva, se trataba de atender y mejorar la calidad de vida de sus hijos y de otras personas con discapacidad, para fomentar su autonomía personal y social y velar y promocionar la defensa de sus derechos. Especialmente, teniendo cuidado de la formación profesional de la persona con discapacidad intelectual y su integración laboral.
Aquel grupo inicial de entre 30 y 40 familias se instaló en el primer local de la Asociación, en la calle Enric Granados de Badalona. Allí se puso en marcha el primer Centro Ocupacional de Aprodisa, un espacio de carácter asistencial y no remunerado, donde los chicos y chicas participaban en talleres que les permitían desarrollar al máximo sus capacidades y competencias dentro de la comunidad. Enseguida, sin embargo, surgió la necesidad de dar un paso más y crear un espacio de trabajo dirigido a personas con discapacidad intelectual.
De este modo, en 1998 se creó el Centro Especial de Trabajo en la calle Ricart 41 de Sant Adrià de Besòs, un espacio laboral donde los hombres y mujeres que trabajaban y trabajan lo hacen mediante un contrato y recibiendo un salario . El primer Centro Especial de Trabajo de Aprodisa dio trabajo a 8 personas; en estos momentos trabajan 14 personas.
Este hecho coincidió en el tiempo con el traslado de la asociación a la actual local de la céntrica calle Ricart de Sant Adrià. Gracias a una subvención de la Generalidad de Cataluña y de la ONCE se pudo emprender una primera reforma, que se completó años después, en 2007, con más mejoras y la compra de una furgoneta. Todo ello permitió la creación de nuevos puestos de trabajo.
Inicialmente, los trabajadores de Aprodisa llevaban a cabo trabajos manuales de manipulados y envasados. Con la crisis de este sector, se amplió a servicios externos de limpiezas de comunidades, locales, parkings y despachos; además de reparto en buzón o depósito.
Ante el crecimiento que estaba experimentando Aprodisa, el local de la calle Ricart se quedaba pequeño para garantizar la comodidad y calidad de vida de los usuarios, que ya superaban los 40. La asociación luchar por un nuevo espacio más adecuado, hasta que en el año 2002 la Generalidad le asignó la gestión de un centro propio en la calle Federica Montseny de la localidad. El objetivo se había logrado. El Centro Ocupacional Sant Adrià de Besòs atiende actualmente a unas 70 personas con discapacidad intelectual, que disfrutan de un espacio adecuado y amplio donde, con el apoyo de los profesionales de Aprodisa, lograr su desarrollo personal.

 

Hacia la plena inclusión

En los últimos 25 años, coincidiendo con la trayectoria vital de Aprodisa, se ha producido un cambio de paradigma en la manera de abordar la participación en la sociedad de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.
Si en los años 90 se hablaba de necesidades especiales y de integración social de estas personas, hacia el 2000 se imponía la búsqueda de su plena inclusión en todos los ámbitos y, en la actualidad, exploramos su contribución social.
Ya no es suficiente aceptar la diferencia, sino que hay que acogerla.
La nueva perspectiva no se centra en los déficits, sino en las capacidades.
La respuesta deja de ser segregadora para promover la participación, la contribución y el progreso.
En este nuevo contexto, absolutamente asumido por Aprodisa, la asociación continúa trabajando para mejorar su calidad de vida y da un paso más: más allá de la participación de las personas discapacitadas, promueve su contribución a la sociedad como miembros de pleno derecho.

 

25 años de concordia

Uno de los aspectos que mejor han definido la trayectoria de Aprodisa ha sido la armonía que siempre ha reinado entre sus integrantes: usuarios, familias, gerencia, trabajadores …; los miembros de esta gran familia han caminado unos junto a otros en la búsqueda de un objetivo común.
La Junta Directiva, formada por familiares de usuarios, ha avalado siempre la gestión del equipo directivo y profesional, que, por otra parte, ha gestionado la entidad de manera equilibrada, lo que ha permitido dar respuesta a las necesidades que se han ido planteando a lo largo del tiempo.
Igualmente, cabe destacar el papel protagonista de Aprodisa dentro del tejido asociativo de Sant Adrià. La asociación participa habitualmente en todos los eventos que se organizan y aporta su grano de arena para mejorar la sociedad. Las administraciones públicas, por su parte, se han mostrado a lo largo de los años cercanos y sensibles con sus necesidades.
Los momentos más recordados de estos 25 años son las muchas actividades culturales, lúdicas, deportivas y festivas en las que han participado los usuarios, como las excursiones, las vacaciones en verano, las fiestas de Carnaval, la Castañada o Sant Jordi, la práctica de deporte adaptado … Cada una de estas experiencias ha hecho que los usuarios de Aprodisa se sientan iguales y contribuyan socialmente.
Mención aparte merece el Encuentro de familias, la gran fiesta anual de la asociación, que les ofrece la oportunidad de intercambiar experiencias y compartir lo que les une.